Un nuevo sondeó castigó a la imagen pública de Alberto Fernández y mostró una brutal erosión en el apoyo de sus votantes con vistas a la campaña presidencial en 2023.