Según reveló una encuesta de la Universidad de San Andrés, ni el Poder Ejecutivo ni el Poder Legislativo es el peor valorado por los argentinos sino que el Poder Judicial.