Según una encuesta, las redes sociales se convirtieron en la principal fuente de información para los consumidores y la televisión pasó a segundo plano.