5 de cada 10 personas sostienen que el Estado debería dar una mayor ayuda económica a personas en situación de vulnerabilidad. La misma cifra considera  lo contrario.