Según indicó una encuesta, los argentinos perciben dos sentimientos negativos con respecto al futuro del país bajo la gestión de Alberto Fernández.