Según una encuesta, los dirigentes del oficialismo como Alberto Fernández o Cristina Fernández de Kirchner son los políticos con peor imagen e incluso Mauricio Macri reprobó.