Según una encuesta, los ciudadanos en el país no quieren problemas ni con Rusia ni Ucrania.