Preocupación, miedo y desconfianza son los principales sentimientos que manifiesta la gran mayoría de los menores de 25 años.