De acuerdo con el Monitor Social de Taquion, «la desesperanza está anclada en la visión de futuro de los argentinos, pero también en la evaluación de presente».