Según dos encuestas realizadas a los votantes en Chile, se mostraron inconformes con la gestión del nuevo presidente Gabriel Boric y derrumbaron su imagen pública.